20 de noviembre de 2016

Cuando hablo de lo que me gusta...

Llevo desde el mes pasado diciéndome: Marisa, escribe una entrada, cuenta lo contenta que estás de que Tú en la sombra se haya publicado en papel, lo bonito que es que las historias nunca se vayan del todo y sigan regresando cuando menos lo esperas, y por qué no tengo nunca esa sensación de la que hablan otros autores de que al llegar al FIN te despides de los personajes. Al revés, cuanto más escribo, más permanecen conmigo y más difícil me es desprenderme de ellos. Pero como precisamente ahora estoy intentado centrarme en mi último amor y dedicarles todo mi tiempo libre, lo había ido dejando.
 
Todas se quedan, y hablar de una es hablar de las otras
 
 
Pero ya no he querido retrasarlo más, y es que ayer fue la presentación de Tú en la sombra en la librería Bravo de Fuenlabrada, una preciosidad de lugar, que celebra por estos días su 32º aniversario y en la que nada más entrar se respira el amor de Manuela Bravo por los libros y el cariño que pone en su trabajo.
 
Resulta que suelo dudar mucho con estas cosas. No es ningún secreto que es difícil animar a la gente a que acuda a las presentaciones. Hay docenas cada mes, todos tenemos montones de cosas que hacer, y a mí una de las que más me gustan es quedarme en casa con el portátil y un café.
 
Pero sería mentir no reconocer que cuando estoy allí, todo se me olvida, y disfruto como una niña hablando de lo que más me gusta. Ayer la culpa la tuvieron Manuela y Eugenia Dorado, que me hicieron sentir como si estuviese en la sala de estar de sus casas, y como ellas, todos los que fuisteis tan adorables de dedicar un ratito a oírme divagar (y no digáis que no porque tengo la prueba y podréis juzgar vosotros mismos).
 

Como en casa y gracias también  a Meg Ferrero, Lidia Cantarero, Mara Soret, Juan Álvarez, Nuria, Mirian, Gema, Eva, Mónica, Daniel, Mari...

  
Le había prometido a una amiga que no pudo venir, pero en cierto modo estaba presente, que grabaría al menos un trocito de la presentación, y que conste que no estoy nada convencida de mí misma y para la próxima procuraré repetirme un poco menos y ordenar las ideas un poco más. No me atrevo a pediros que las veáis, pero sí quiero aprovechar de nuevo para dar las gracias a todos los que me leéis, incluso me escucháis. De verdad que no sé si lo merezco, pero os aseguro que me hacéis sentir muy afortunada.
 
 
Porque si Mara no me hubiese hecho darles forma en palabra y no solo en pensamientos,
seguramente Jorge e Irene no existirían
 

Empezando e intentando poner cara de póquer, mientras Eugenia
lee el primer capítulo (y sin conseguirlo)
 
 


Jorge y los clichés


 
 
Lo que os decía de que las historias siempre me rondan
 
 
 
Y lo que me traigo ahora entre manos
 
  



¿Veis a lo que me refería? Gracias por no dejar que hable sola. Porque me temo que sería muy capaz de hacerlo.


6 comentarios:

  1. Estoy con una tarta de oreo y un té, preparada para la emisión especial en diferido, jisjisjis, dulce por triplicado!!!
    Mil gracias!!! :')Volveré con nuevas impresiones en un rato ;)

    ResponderEliminar
  2. Joooo, se me ha pasao volando ^^ ojalá hubiese podido ir, espero no perderme la siguiente, ni la siguiente, ni la siguiente... tú sigue escribiendo y yo seguiré leyendo y enamorándome de cada personaje nuevo, ahora estoy deseando conocer a ese hombre difícil de tentar que te traes entre manos :D
    ARRIBA LA SICILIA!!!
    :') <3 <3 <3

    ResponderEliminar
  3. ¡Arriba tú, amore! No se me olvidará nunca aquella conversación en el coche, ni cómo me tentaste para que le diese forma cuando yo me estaba resistiendo, ni cuándo me dijiste: ¿y si se conociesen de antes? ¿Cómo podría darte las gracias? Tú siempre me das más <3 <3 <3 <3 <3 Te quiero mucho!!!

    ResponderEliminar
  4. Como sabes llegué a tu blog por pura casualidad y, a lo largo de estos años, he visto cómo va creciendo tu obra. Me alegro muchísimo por tí y por los que te rodean, pues seguro que irradias alegría y buen humor.

    Un abrazo y que el 2017 venga lleno de sorpresas...(todas buenas :-)))))

    Ciao,
    Carletto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carletto. Encontrarnos por la red fue una de esas casualidades afortunadas que nos regalan las redes. Me hace muy feliz verte por aquí y también estoy segura de que contagias ese buen ánimo a todos los que te rodean. Muy feliz año y que nos sigamos encontrando a menudo!!!

      Eliminar