5 de mayo de 2015

Más sobre Mentiras y sueños

Ya está disponible en todas las plataforma digitales, así que voy a ver si os abro las ganas de saber más sobre Mentiras y sueños.

Clyde Deckard es un ex policía que intenta ganarse la vida como detective privado, aunque no le va demasiado bien. La aparición de una misteriosa mujer cambiará radicalmente su suerte. Jade es víctima de un chantaje y necesita su ayuda.
En un principio Clyde se resiste a aceptar el caso, sin embargo, su necesidad de dinero y el interés que Jade despierta en él le llevarán a aceptar. Pero lo que parecía solo un caso más se revelará como una sórdida trama de corrupción, nacida a la sombra de las brillantes luces de los rodajes.
En una ciudad donde los sueños y las mentiras son una misma cosa, Clyde no cejará en su empeño por descubrir la verdad ni por conquistar el corazón de Jade.





Y todo esto pasa en 
Los Ángeles, California, a finales de la decada de los 50. La época dorada de Hollywood, la era del swing, de los tipos duros que no se quitan el sombrero y la corbata ni a la hora de cenar y las mujeres de apariencia impecable y sensualidad a flor de piel. Los años de Marilyn Monroe, de Ava Gardner y Frank Sinatra, tiempos de prosperidad y doble moral.


Ellos son
Clyde Deckard, expolicía, investigador privado, buscavidas a jornada completa. Clyde ha pasado por mejores momentos, pero ahora sus negocios no están muy boyantes. Su vida sentimental también es un desastre, no quiere compromisos ni complicaciones, pero las complicaciones llegan sin necesidad de que las busques.



Jade es independiente, decidida, está acostumbrada a salir adelante, tiene una buena vida y no quiere renunciar a ella. Ahora se encuentra con que alguien intenta ponerla en peligro. ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar con tal de no perder lo que tanto le costó conseguir? Por lo pronto, para evitarlo, necesita la ayuda de Clyde.

 
Además
Chantajes, chicas que quieren ser como Marilyn, hombres que piensan que no hay nada que el dinero no pueda comprar, Clyde dispuesto a lo que sea con tal de conseguir a Jade, películas no aptas para menores, Jade tratando de resistirse a Clyde, intereses cruzados. Mentiras. Sueños.




Para descubrir la verdad:



iTunes
Fnac 
Casa del libro


 



Reseñas en:

Y un fragmento 



—¿Disfrutas de la fiesta, encanto?
—¿Qué haces aquí?
—Pasando el rato. Te vi y se me ocurrió saludarte. Tengo algunas novedades.
Miró inquieta a su alrededor y respondió bruscamente:
—Aquí no.
Él sonrió.
—Donde tú quieras.
Ella no sonrió.
—Espérame en la parte de atrás. Iré dentro de un rato.
Se giró hacia su grupo y a él no le quedó otra opción que alejarse. Seguía igual de agradable. Debía reservar la simpatía para los directores de cine. Rodeó la casa. El jardín continuaba por la parte trasera, pero no se encontraba iluminado. Encendió un cigarrillo y esperó a que llegase. Era una extraña coincidencia. El oficio le había enseñado a no confiar en las casualidades. Sin embargo, ¿qué podía tener que ver? ¿Y por qué se había empeñado en hablar con ella? No necesitaba responder a esa pregunta. En realidad, no tenía gran cosa que decirle, no se trataba de eso, era solo que le gustaba la idea de tenerla al menos un rato solo para él, apartarla de toda esa gente. Solo eso. Por ahora.
La vio acercarse. Segura y sin vacilaciones. Sus tacones de aguja repiqueteando con decisión por el sendero de piedra.
—Espero que valga la pena la interrupción.
—No lo sé. Depende de lo que esperes descubrir.
—¿Vas a seguir dando rodeos o me lo vas a contar?
—He encontrado a Meyer. Sé donde vive, sé en qué trabaja, sé que no tiene familia y sé que sus amigos son tan hijos de puta como él. Pero sospecho que ya sabías todo eso.
—Lo que está claro es que no te pago para que me cuentes lo que ya sé.
—Quizá deberías contarme lo que ya sabes para que pueda centrarme en todo lo demás.
Ella guardó silencio y se quedó mirándole como si considerase la idea. Eso estaba bien, pero lo que él consideraba en aquel momento era lo mucho que le gustaría recorrer la suave curva de su hombro descubierto. Frío por el rocío de la noche, cálido más allá de su superficie. Jade le sacó de esos pensamientos.
—El martes lo discutiremos, ahora no puedo entretenerme. Iré allí a las once.
—¿Qué prisa tienes? Seguro que ya ha encontrado a otros que le estén riendo las gracias.
Le miró más despacio y tardó un poco en contestar.
—Con quien me ría o me deje de reír no es problema tuyo.
—Era demasiado evidente que fingías. Tendrías que mejorar eso.
—No si es suficiente para él. ¿No crees?
—¿Y es suficiente para ti?
—¿Por qué? ¿Contigo me divertiría más?
Le estaba siguiendo el juego. Si hubiese sido otra, habría bastado con una sonrisa para tener la mitad del asunto resuelto. Sin embargo ni siquiera pensó en sonreír, solo le devolvió la intensidad con la que le estaba mirando y le respondió con voz suave y a la vez profunda:
—Encanto, yo haría por ti algo mucho mejor que eso.
Y aunque pudiese sonar a frase fácil y hecha, lo cierto es que cuando la pronunció lo sintió tan sincera y vívidamente como si le estuviese haciendo una promesa. Y por un segundo vio en los ojos de Jade el reflejo de lo que debía haber visto en los suyos y quizá sí fuese ahora el momento de apoyar su mano en su espalda y… Pero su rostro cambió casi antes de que le diese tiempo a pensarlo y le miró de nuevo con dureza. Y sus palabras sonaron todavía peor.
—Olvídalo, Deckard. No estoy a tu alcance.
Le dolió. Le dolió más de lo que habría sido razonable. Tanto como para no dudar en devolverle el golpe. Era solo una sospecha.
—¿Por qué? ¿Tanto pides?
Entonces su mirada pasó de dura a mortal. Pero eso no significaba forzosamente que estuviese equivocado.
—Vete a la mierda, Deckard.
Su espalda, destacando pálida en la oscuridad de la noche, fue lo único que vio ya de ella.
También era posible que se equivocase. Solo una cosa era segura: habría estado mucho mejor callado.




9 comentarios:

  1. Que sepas que me la estoy leyendo otra vez y voy por el capítulo 6, "soy otra cliente satisfecha" (que es la última frase que he leído y ya sabes lo que nos gustan las señales, creo que Deckard lo va a petar! a mí me está reconquistando y me mola mil la niña, que ya no me acordaba, jejeje, qué buena manera de "arreglar" ya sabes qué de otro personaje anterior, ains, me encantas, nena :P).
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves como sí que tengo conciencia??? Solo que es de efecto retardado ( y ahora encima inversa... XD) Gracias, amore, ya me contarás qué tal de aquí al final :)))) TQM!!!!!

      Eliminar
  2. Ains Marisa, que buena pintaza que tiene, espero pronto poder leerla que le tengo unas ganas... Muchos besos guapa !!! :D

    ResponderEliminar
  3. En cuanto pueda me pongo con él, que yo no lo leí, y le tengo muuuuchas ganas!!! :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a las dos!!! Espero que os guste, tiene bastante de suspense, pero es que el suspense siempre ha sido mi otra debilidad, muchas tardes de verano leyendo a tita Agatha <3 eso marca carácter! XD Un beso grande!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, tiene muy buena pinta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mí también me gusta, Lidia :) y gracias por pasar, Candy! Un beso a las dos!!!

    ResponderEliminar
  7. Sabes que me encanta esta novela!!!!

    ResponderEliminar